Bill Clinton en Caracas: “Todo está Chévere”

 

“Todo está chévere en Venezuela”, fue la inesperada frase que el ex presidente de Estados Unidos; Bill Clinton, utilizó en su muy corta visita de 23 horas a nuestro país. Desde mi aula de clases, que tenía vista al Panteón Nacional, se veían inmensas banderas tricolores de unos quince metros de altura, colocadas estratégicamente como una gigantesca cortina para impedir la visibilidad del primer mandatario estadounidense hacia los “vergonzosos” ranchos del centro de Caracas.

Bill, vino a buscar apoyo para la futura creación de una zona de libre comercio, pero como decimos coloquialmente: “se perdieron esos reales”. Recuerdo que en su alocución, dijo claramente que Estados Unidos y Venezuela tenían muchas cosas en común y luego de un largo silencio concluyó que esas similitudes eran: El béisbol y el rock and roll.

Aseguró que otros países de la zona están siguiendo el camino que nosotros habíamos trazado; un gesto muy profético de su parte, ya que para el momento no habíamos proyectado las líneas de nuestra América rebelde. También expresó que la sociedad venezolana era unida y sin odios raciales, lo cual es entendible cuando un muro de lona tricolor se calaba con la realidad y le impedía tener visión a una pobreza materializada pero oculta. Sería interesante que Clinton nos hiciera nuevamente una visita y conocer su posición ante la violencia generada por los grupos racistas y neonazis que mediante improperios y agresiones, inculpan a nuestros negros de ser cubanos; un escarnio no solo racista sino xenófobo.

Entre otras cosas, probablemente formulará que la pobreza se ha incrementado en Venezuela desde que el socialismo se habituó en nuestra República, y no es causal de pasmo que esto suceda, cuando incluso en nuestro país, muchos compatriotas reiteran tal falacia a diario, simplemente porque durante mucho tiempo, tuvieron la visión obstruida por miles de telas que colocaban aquellos gobiernos inicuos, a través de los medios que impedían contemplar la realidad.

Eso fue un 14 de octubre de 1997, 8 años después del “Caracazo”, y todavía, la vieja política seguía sin entender que había un pueblo mayoritario viviendo ahí, en esos “horrendos y vergonzosos ranchos” que fueron creciendo poco a poco frente a los ojos de nuestros dirigentes y que prefirieron ocultarlos antes de contemplarlos, entenderlos, abrazarlos. Hugo Chávez nunca invisibilizó los barrios con una barrera tricolor, por el contrario, le puso color a los barrios con el “Barrio Nuevo, Barrio Tricolor”.

Entonces, ¿en verdad hay gente que cree que los sectores populares quieren volver a ser invisibles?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s